domingo , 20 octubre 2019

Home » Tabaco » LA REGULACIÓN Y LA RETÓRICA DE LA UE SOBRE EL TABACO CONTRADICEN LA REALIDAD
LA REGULACIÓN Y LA RETÓRICA DE LA UE SOBRE EL TABACO CONTRADICEN LA REALIDAD

LA REGULACIÓN Y LA RETÓRICA DE LA UE SOBRE EL TABACO CONTRADICEN LA REALIDAD

abril 29, 2019 3:29 pm by: Categoría: Tabaco Deja un comentario A+ / A-

Según el think-tank EU Policies, la UE llega tarde para acometer la embestida contra la industria del tabaco

El mencionado think-tank expresaba su visión el pasado 26 de abril a través de un artículo. Traducimos a continuación sus palabras.

Los responsables políticos europeos, especialmente el comisario de salud de la UE, Vytenis Andriukaitis, han indicado recientemente que Bruselas se está preparando para una ofensiva renovada contra la industria del tabaco luego de las elecciones al Parlamento Europeo en mayo.

Hablando justo antes de participar en los eventos antitabaco en Rumania, Andriukaitis advirtió que la próxima Comisión Europea aumentará sus medidas de control del tabaco con un enfoque particular en los cigarrillos electrónicos, a los que se refirió como «veneno».

Pasos importantes tomados

La Unión Europea no es sólo hablar y ninguna acción, el bloque ha dado varios pasos importantes para eliminar uno de los mayores azotes a la salud en el continente. La UE fue uno de los primeros firmantes del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco (CMCT) y ha introducido impuestos elevados sobre los paquetes de cigarrillos, al tiempo que prohíbe toda publicidad y patrocinio transfronterizos de tabaco.

Más de la mitad de los estados miembros del bloque han introducido entornos completos libres de humo, con el apoyo entusiasta de Bruselas. Lo más importante de todo es que los funcionarios de la UE han promulgado la Directiva sobre productos del tabaco, que entre otras iniciativas prohibió, aunque con un retraso de cinco años, la venta de tabaco con sabor, un producto que tiende a atraer a los jóvenes, y aumentó el tamaño de las advertencias sanitarias en los paquetes de cigarrillos, todo esto a pesar de la fuerte resistencia de la industria del tabaco. Como señalaron los investigadores de la Universidad de Bath, la Directiva sobre productos del tabaco fue «el expediente más presionado» en la historia de la UE.

Aunque el CMCT prohíbe a los fabricantes de tabaco influir en la regulación de su propio producto, los investigadores de Bath encontraron que las principales empresas tabacaleras impulsaron su agenda en Bruselas en una escala «masiva» durante el proceso de redacción de TPD. Philip Morris solo solía emplear a 160 lobistas, y los gigantes del tabaco pagaron a docenas de terceros y crearon miles de grupos de presión para ocultar los intereses de la industria tabacalera.

Lo que es más preocupante es que parece que esta táctica dio frutos considerables. Los lobistas no solo lograron retrasar la publicación del TPD; sino que también lograron que las propuestas clave, incluidos el empaquetado sencillo y la prohibición de exhibiciones en puntos de venta, se eliminaran del borrador final…

Se quedaron cortos en la trazabilidad de los productos

Funcionarios como Andriukaitis, que se está postulando actualmente para presidente de Lituania, pueden decir que las cosas serán diferentes pronto. Pero los políticos europeos, a pesar de hablar mal del tabaco, parecen fallar en un mecanismo particular que es esencial para regular la industria: la implementación de un sistema de trazabilidad (seguimiento y localización de productos) sólido y monobloque (sin trocear), que se pueda usar para seguir cada cigarrillo desde la línea de producción hasta la estantería última del almacén final.

La UE está preparada para instituir un sistema de seguimiento y localización el próximo mes de mayo, después de años de discusión. Sin embargo, algunos estados miembros parecen no tomar a tiempo las medidas necesarias, lo que aumenta la posibilidad de que la implementación del sistema se retrase. Aún más preocupante, las ONG de salud pública señalan el hecho de que la industria tabacalera conserva responsabilidades clave en el esquema, mucho más de lo que está autorizado bajo el CMCT de la OMS, algo que podría socavar el propósito completo del esquema de seguimiento y localización.

El primer Protocolo del FCTC sobre «eliminar el comercio ilícito de productos de tabaco», que requiere que sus signatarios implementen esquemas integrales de trazabilidad (seguimiento y localización), naturalmente estipula que estos sistemas deben ser completamente independientes de los fabricantes de cigarrillos. Hay una serie de razones por las que una separación entre las compañías tabacaleras y los medios para rastrear sus productos es fundamental: por un lado, se ha encontrado repetidamente que las principales empresas tabacaleras son cómplices en el contrabando de sus propios productos. Los principales fabricantes de tabaco también se esfuerzan por garantizar que ninguna autoridad judicial pueda demostrar dónde está el eslabón débil de la cadena de suministro, lo que permitiría la limpieza del mercado de sus actores ilegales.

La infiltración de la industria

Conscientes de que una verdadera represión contra el comercio paralelo del tabaco pondría en peligro sus ganancias, las grandes compañías tabacaleras han impulsado agresivamente una solución desarrollada por la industria, conocida como Codentify. Codentify fue desarrollado por Philip Morris a mediados de la década de 2000 y con licencia, de forma gratuita, por PMI a sus tres principales competidores. El titán del tabaco desde entonces ha intentado distanciarse de Codentify, vendiendo el sistema (¡por 1 franco suizo!) en 2016 a una nueva compañía llamada Inexto, aunque Inexto está dirigida por ex empleados de PMI.

Juntos, al igual que lucharon para influir en la TPD, las principales compañías tabacaleras han montado una campaña incansable de presión para persuadir a los funcionarios a que adopten su solución, apoyados por una red de grupos de presión que pagaron por su apoyo. Este gran impulso parece haber dado dividendos: la UE ha seleccionado una llamada «solución mixta» para el esquema de seguimiento y localización que se implementará el 20 de mayo.

Los eurodiputados y los organismos de salud pública han expresado su preocupación por dejar los elementos clave del programa de seguimiento y localización en manos de las compañías tabacaleras. El perfil de las empresas que ya han sido seleccionadas para operar partes del esquema sólo ha aumentado estas preocupaciones.

La Comisión Europea, por ejemplo, nombró a una firma suiza llamada Dentsu Aegis para operar el repositorio de datos secundario. La filial de Dentsu, Blue Infinity, no solo ha construido sus propios sistemas de seguimiento y localización basados en Codentify, sino que también ha trabajado con tres miembros del círculo «Big 5 Tobacco» para implementarlos.

Otras compañías elegidas para implementar el seguimiento y rastreo en la UE, como Atos, que emitirá ID en los Países Bajos (en nombre de su empresa hermana Worldline), la República Checa, Dinamarca y Lituania y que ha sido contratada por De la Rue en el Reino Unido, también tienen una larga historia de promoción de Codentify. En el propio país del comisionado de salud, por ejemplo, para 2014, Atos ya se estaba asociando con la Asociación de Codificación y Seguimiento Digital, compuesta por las cuatro principales compañías tabacaleras, en la implementación de un sistema digital de verificación de estampillas fiscales llamado… Codentify.

¿Preparando futuras batallas?

Por lo tanto, de toda la retórica de la UE, parece que una de sus piezas clave más importantes de la política antitabaco no cumple con los requisitos básicos. La perspectiva de una ofensiva renovada después de las elecciones europeas, encabezada por funcionarios que han regresado renovados y revitalizados, ha ganado algunos titulares para Andriukaitis mientras monta su propia campaña para la presidencia lituana, pero no refleja la cruda realidad de lo que realmente ocurre.

Para cuando finalicen las elecciones europeas, el seguimiento y el rastreo deberían estar en funcionamiento, y parece que la industria del tabaco estará en el interior. Una vez allí, será tremendamente difícil sacarles de nuevo de allí, lo mismo que será imposible identificar sus productos en los mercados de contrabando.

Y como la Dra. Vera Luiza da Costa e Silva, jefa de la secretaría de la convención para el CMCT de la OMS lo expresa sin rodeos: la industria del tabaco es parte del problema, no la solución. Desafortunadamente, la UE no parece haberse dado cuenta de eso todavía.

 

LA REGULACIÓN Y LA RETÓRICA DE LA UE SOBRE EL TABACO CONTRADICEN LA REALIDAD Reviewed by on . Según el think-tank EU Policies, la UE llega tarde para acometer la embestida contra la industria del tabaco El mencionado think-tank expresaba su visión el pas Según el think-tank EU Policies, la UE llega tarde para acometer la embestida contra la industria del tabaco El mencionado think-tank expresaba su visión el pas Rating: 0
scroll to top