lunes , 19 agosto 2019

Home » Opinión » INICIATIVAS CONTRA EL FRAUDE FISCAL, UN BENEFICIO PARA TODOS
INICIATIVAS CONTRA EL FRAUDE FISCAL, UN BENEFICIO PARA TODOS

INICIATIVAS CONTRA EL FRAUDE FISCAL, UN BENEFICIO PARA TODOS

diciembre 3, 2018 10:29 am by: Categoría: Opinión Deja un comentario A+ / A-

Planificación fiscal agresiva

Parece ser que no fue Benjamin Franklin, en una carta a Jean-Baptiste Leroy, en 1789, el primero en afirmar que las únicas ineluctables certezas del hombre son la muerte y los impuestos. Por lo visto, la frase figura en la obra anterior de Daniel Defoe The Political History of the Devil (“Things as certain as death and taxes, can be more firmly believ’d”). Sea como fuere, la frase ilustra bien la alegría con la que los ciudadanos contemplamos la fiscalidad. El problema no es sólo que los ciudadanos se vean obligados a entregar de manera forzosa una parte muy importante de la riqueza que generan con su esfuerzo; el problema es la percepción de que el dinero de todos no se gasta, por los poderes públicos, de forma eficiente y transparente, como cada cual procura hacer en su familia o en su empresa. Sin embargo, esta hostilidad de los ciudadanos hacia los impuestos -probablemente justificada- debe distinguirse con toda nitidez de cualquier complacencia, cualquier complicidad, hacia la elusión o el fraude fiscal.

Y es que la elusión y el fraude fiscal hacen quebrar los pocos principios jurídicos que limitan a los poderes públicos y también sustentan la noción básica de justicia tributaria; sin estos principios la soberanía fiscal del Estado se convertiría en mera arbitrariedad. Aparte de garantías formales -reserva de ley- la justicia tributaria se basa en la igualdad y la capacidad económica, y, en esto, como en tantas cosas, parece que unos somos más iguales que otros.

Son los que disponen de mecanismos financieros que involucran a diversos países, incluidos paraísos fiscales, los que tienen mayores facilidades para practicar lo que se ha dado en llamar una “planificación fiscal agresiva” al amparo de las lagunas existentes entre legislaciones de diversos países, y al amparo de la descoordinación entre administraciones tributarias como indica un reciente informe de la Unión Europea[1].

Por todo lo anterior, y frente al ruido político que hace indiferenciable la paja del grano, hemos de aplaudir las medidas contenidas en el Anteproyecto De Ley Contra El Fraude Fiscal Para Combatir Las Nuevas Formas De Evasión examinado como informe en el Consejo de Ministros del pasado 19 de octubre, en lo que se refiere al incremento del control del fraude y de la elusión fiscal. Resulta particularmente interesante el desarrollo de medidas destinadas a controlar fenómenos globales/transnacionales. Estas medidas, con ser plausibles, no ocultan el estado embrionario en el que se encuentra la fiscalidad internacional. Básicamente todos los instrumentos desarrollados en este ámbito derivan del paquete “Iniciativa Contra La Erosión De La Base Imponible y El Traslado De Beneficios” (en lo sucesivo, «BEPS», por sus siglas en inglés) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), publicado en octubre de 2015, que contiene medidas para mejorar la coherencia de los estándares impositivos internacionales. Sin embargo no todas las medidas tienen la misma vinculación jurídica ni la misma efectividad. Las medidas de la Unión Europea en este ámbito siguen en gran parte del mismo modelo[2]/[3].

Unión Europea

Dentro de la propia Unión Europea, planteada sobre la existencia de un mercado único que permite el libre intercambio de bienes y servicios a través de las fronteras interiores, lo que existe es un sistema de cooperación entre autoridades fiscales basado todavía en el principio de soberanía de los Estados miembro. Lo más avanzado en el ámbito fiscal se refiere al IVA y a los Impuestos Especiales sobre gasolina, tabaco y alcohol, en relación a los cuales los gobiernos nacionales han establecido un marco general de normas y tipos mínimos, pero poco más. Todo lo demás sigue en manos de la iniciativa de cada uno de los 28 Estados. Esta situación tiene un corolario claro: allí donde falla la iniciativa europea en la prevención del fraude fiscal se hace imprescindible la de cada Gobierno nacional.

En este punto quisiera enlazar con un asunto de extraordinaria gravedad que necesita de una decidida acción gubernamental: me refiero al fraude en relación a los Impuestos Especiales, y en concreto en relación al contrabando transnacional de tabaco favorecido, cuando no directamente organizado, por las grandes tabaqueras. Recordemos a este respecto la resolución WHA54.18 de la Asamblea Mundial de la Salud sobre la transparencia en el proceso de lucha anti tabáquica, en que se citan las conclusiones del Comité de Expertos en Documentos de la Industria Tabacalera y que afirma que la industria tabacalera ha funcionado durante años con la intención manifiesta de socavar el papel de los gobiernos y de la OMS en la aplicación de políticas de salud pública encaminadas a combatir la epidemia del tabaquismo”.

Campaña de falseamiento de la industria tabaquera

Debemos resaltar que la afirmación del Comité de Expertos sigue siendo válida hoy en día. La industria tabaquera sigue trabajando para neutralizar los mandatos del Protocolo para la eliminación del comercio ilícito de productos del tabaco, y mantener el fraude fiscal, mediante una campaña de falseamiento de intoxicación de los datos relativos al comercio ilícito[4] que se nutre mayoritariamente – 70% – de productos fabricados por las grandes tabaqueras, manteniendo una total inefectividad para el control de dicho comercio ilícito[5], junto con una campaña de presión e influencia ante las instituciones para evitar un control efectivo de su actividad comercial[6]. Las interacciones de la industria tabaquera con las Instituciones de la Unión Europea, sin transparencia y sin control, han motivado la investigación del defensor del pueblo europeo[7].

Estábamos esperanzados con lograr revertir la situación con la firma por la Unión Europea y los países miembro del referido Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud -en vigor desde el 25 de septiembre pasado-, cuyos mandatos son absolutamente claros, “las obligaciones asignadas a una parte no serán cumplidas por la industria tabacalera ni delegadas en esta”, añadiendo que “cada Parte velará porque sus autoridades competentes, al participar en el régimen de seguimiento y localización, mantengan con la industria tabacalera y quienes representen sus intereses tan solo las relaciones que sean estrictamente necesarias para aplicar el presente artículo”.

Incomprensiblemente -¿o no? – la Comisión Europea ha optado por un control “blando” e insuficiente contra el fraude fiscal que llega a incumplir de forma palmaria los mandatos del Protocolo. Si bien el Reglamento de Ejecución relativo a las normas técnicas para el establecimiento y el funcionamiento de un sistema de trazabilidad para los productos de tabaco, derivado de la Directiva 2014/40/UE sobre productos del tabaco, hace numerosas referencias a la necesidad de cumplir con dicho aspecto del Protocolo (i.e. recitales 3, 5 y 23), entra en contradicción al dejar a la industria a cargo de puntos clave como son la selección y contratación de las empresas controladoras encargadas del repositorio de datos primario y secundario (Arts. 26.1 y 27.1) o la marcación (Art. 6.1) y la verificación del identificador único (Art. 7.1). Todas ellas son actividades que pueden realizarse por terceras partes independientes, por lo que no hay razón alguna que justifique la involucración de la industria tabaquera en las mismas.

El contrabando de tabaco en España

Hay que recordar que el impuesto al tabaco representa el 5% de la recaudación total de impuestos en España[8]. Pues bien, habida cuenta la importancia de este impuesto, resulta alarmante que en España cerca del 10% del tabaco vendido proceda del contrabando, otra muestra del fraude fiscal patrio. Además, mientras el volumen de ventas de cigarrillos había crecido un 1% entre enero y julio con respecto al año anterior, la recaudación de impuestos había caído casi un 4% en ese mismo periodo[9].

Pero no se trata únicamente de una cuestión de fraude fiscal, sino de algo más importante: las políticas de salud pública. En palabras del citado Protocolo “El comercio ilícito aumenta la accesibilidad y asequibilidad de los productos de tabaco, alimentando así la epidemia de tabaquismo y socavando las políticas de control del tabaco”.

Pues bien, he aquí una ocasión única para que las autoridades fiscales vengan a corregir las deficiencias de un sistema de control que compromete su eficacia haciendo inefectivas las políticas de lucha contra el tabaquismo, al tiempo que consigue suprimir una importante bolsa de fraude fiscal. Y esto lo podrían conseguir de forma rápida y fácil, sin sufrir los avatares derivados de la ausencia de apoyos parlamentarios que afecta al Gobierno. Se trata únicamente de introducir, a través de las marcas fiscales del tabaco, medidas de seguridad auténticamente seguras que faciliten un control exhaustivo de estos productos; un control fiscal, con trascendencia sanitaria. Esto se podría hacer con una simple Orden Ministerial, a través de lo establecido en el artículo 22 del Real Decreto 579/2017. En efecto, dicho artículo establece que “Podrán utilizarse las marcas fiscales reguladas en la normativa de los impuestos especiales como medida de seguridad en las condiciones que reglamentariamente se determinen.[…] Corresponderá al Ministerio de Hacienda y Función Pública dictar las normas técnicas de desarrollo y ejecución relativas a la medida de seguridad.”

Pocas veces se plantea la posibilidad conseguir un resultado tan importante contra el fraude fiscal con un medio tan asequible. Y en pocos sectores se obtienen tantos beneficios a partir de la inversión como en la lucha contra el fraude donde cada euro invertido recauda 154 euros.

[1] COM(2016) 23 final.COMMUNICATION DE LA COMMISSION AU PARLEMENT EUROPÉEN ET AU CONSEIL Paquet de mesures contre l’évasion fiscale: prochaines étapes pour assurer une imposition effective et davantage de transparence fiscale dans l’Union européenne.

[2] 28.1.2016..SWD(2016) 6 final.COMMISSION STAFF WORKING DOCUMENT. “Communication from the Commission to the European Parliament and the Council – Anti Tax Avoidance Package: Next Steps towards delivering effective taxation and greater tax transparency in the EU”.

{COM(2016) 23 final} disponible en

https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=CELEX:52016SC0006.

[3] DIRECTIVA (UE) 2016/1164 DEL CONSEJO de 12 de julio de 2016 por la que se establecen normas contra las prácticas de elusión fiscal que inciden directamente en el funcionamiento del mercado interior

[4]https://tobaccocontrol.bmj.com/content/tobaccocontrol/early/2018/08/16/tobaccocontrol-2018-054295.full.pdf

Tobacco industry data on illicit tobacco trade: a systematic review of existing assessments Allen W A Gallagher, Karen A Evans-Reeves, Jenny L Hatchard, Anna B Gilmore

“Conclusions Tobacco industry data on ITT are not reliable. At present, the tobacco industry continues to fund and disseminate ITT research through initiatives such as PMI IMPACT. If industry data on ITT cannot meet the standards of accuracy and transparency set by highquality research publications, a solution may be to tax tobacco companies and administer the resulting funds to experts, independent of the tobacco industry, who use previously developed reliable models for measuring ITT”

[5] https://tobaccocontrol.bmj.com/content/tobaccocontrol/early/2018/06/13/tobaccocontrol-2017-054191.full.pdf

Tobacco industry’s elaborate attempts to control a global track and trace system and fundamentally undermine the Illicit Trade Protocol Anna B Gilmore,1,2 Allen W A Gallagher,1,2 Andy Rowell1,2

“Ongoing industry involvement: emerging evidence and data Recent data consistently show that at global, European and national level, the majority of the illicit cigarette market still comprises tobacco industry product (table 2). Latest estimates suggest that approximately 60%–70% of the illicit market is tobacco industry product with specific figures varying from 58% (2016, EU level, industry funded data) to 69%–73% (seizure data for 2011 and 2012 at global level and 2014 and 2016 at UK level). This has occurred despite the use of Codentify in, according to industry claims, over 100 countries worldwide (online supplementary appendix 1).23 By comparison, the problem of counterfeit, which the industry continuously emphasises,6 19 20 24 25 comprises only 5%–8% of the illicit market (other than in the 2016 Operation Henry data which are problematic—see footnote to Table 2).”

[6] Ibid.

“Leaked industry documents highlight TTCs’ fears and aims around illicit, tax stamps, T&T systems and the ITP. In 2003, BAT outlined how the industry was perceived as ‘part of the problem’ in illicit yet needed ‘to be part of solution to combat threat to our business’. It was identified as ‘VITAL for Big Tobacco to be involved in shaping final regulation’ in this area. To this end ‘cooperation with Governments and Customs authorities worldwide’ was key. A later BAT document outlining the ‘building blocks’ of an Anti-Illicit Trade Advocacy strategy stressed the need ‘To reinforce British American Tobacco as being part of solution, not part of the problem’. Documents suggest TTCs feared the implementation of enhanced tax stamp systems such as those of a leading company in the field, SICPA, most notably the cost and lack of TTC control. The TTCs’ strategy appeared to involve three key elements: to collectively develop their own alternative, Codentify (box 1), and promote it to governments as a digital tax verification (DTV) and T&T system; to actively oppose tax stamp systems and convince governments they were inferior to Codentify; and to ‘proactively shape T&T regulation’ to enable the above.”

[7] https://www.politico.eu/article/eu-watchdog-warns-commission-on-tobacco-lobbying/

[8] “La importancia del sector del tabaco en la economía española 2017”, elaborado para la Mesa del Tabaco por Analistas Financieros Internacionales (AFI), con la colaboración de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

[9] https://cincodias.elpais.com/cincodias/2018/09/25/companias/1537896229_811635.html

 

INICIATIVAS CONTRA EL FRAUDE FISCAL, UN BENEFICIO PARA TODOS Reviewed by on . Planificación fiscal agresiva Parece ser que no fue Benjamin Franklin, en una carta a Jean-Baptiste Leroy, en 1789, el primero en afirmar que las únicas ineluct Planificación fiscal agresiva Parece ser que no fue Benjamin Franklin, en una carta a Jean-Baptiste Leroy, en 1789, el primero en afirmar que las únicas ineluct Rating: 0
scroll to top